lunes, 27 de diciembre de 2010

¿Por qué se rasca mi perro?

Muchos de vosotros os habréis hecho esta pregunta más de una vez al ver cómo vuestro perro o gato se rasca de forma desesperada.
En realidad no hay una única respuesta. Cada caso es diferente, porque existen multitud de causas que pueden provocar picor y, creedme, lo he sufrido en mis propias carnes.
¡Pobre cachorrito! ¿Se tratará de
una sarna?
La causa más frecuente de picor generalizado en gatos y perros (y lo primero que hay que descartar) es la presencia de ectoparásitos. Vamos, para entendernos y dejarnos de palabros: pulgas, ácaros varios, piojos, etc.
De las pulgas ya hemos hablado en alguna ocasión. Casi todos vosotros las conocéis. Nada nuevo que deciros sobre ellas. Simplemente recordad dos cositas. La primera, que incluso en invierno, sigue habiendo pulgas, así que no bajéis la guardia. La segunda, que en muchas ocasiones perros y gatos tenemos pulgas pero no las encontráis. Bien porque tenemos el pelo largo o muy tupido o bien porque, debido al picor, nos lamemos más y resulta más difícil detectarlas. Esto último va sobre todo para los que tenéis gato. Los gatos con picor apenas se rascan, más bien se lamen. Y como ellos tienen por costumbre acicalarse bastante es difícil saber si lo hacen más de lo habitual o no. Y con esos lamidos eliminan los residuos de las pulgas (hablando claro, las heces, que podrían detectarse sobre la piel y entre el pelo).
Precioso ejemplar de Demodex spp.
En cuanto a los ácaros, podemos tener de todos los tamaños y colores. Os mencionaré algunos: Demodex, Sarcoptes, Notoedres, Otodectes, Cheyletiella... Cheyletiella es más frecuente en animales procedentes de criaderos y suele producir abundante caspa en la zona lumbar. Sarcoptes en el perro y Notoedres en el gato son los responsables de la sarna, muy pruriginosa (vamos, que pica mucho). Demodex no suele producir picor, pero con frecuencia se asocia a infecciones de piel que sí son pruriginosas. Otodectes es un ácaro del oído, presente sobre todo en cachorros y gatitos que se rascan la zona posterior de las orejas y el cuello.
Los piojos son menos frecuentes, salvo en animales que se encuentren en malas condiciones higiénicas o debilitados por otras enfermedades. Y con esto ya hemos terminado con los parásitos.
El siguiente grupo de enfermedades que provocan picor son las dermatitis alérgicas. Y aquí hay unas cuantas, porque, a diferencia de lo que os pasa a vosotros los humanos, las alergias en perros y gatos suelen manifestarse en forma de dermatitis. Así que nos pica todo el cuerpo. Y, ¿cuáles son las más frecuentes?
Pues la llamada dermatitis alérgica a la picadura de pulga ¡cómo no, nuestras queridas amigas las pulgas!. Porque como seamos alérgicos a las pulgas, una única picadura puede ser suficiente para que nos quedemos hechos un ecce homo.
Otra, dermatitis atópica. La atopia a vosotros os provoca sobre todo síntomas respiratorios. A nosotros, como dice su nombre, dermatitis. Podéis ver la entrada Kiko tiene alergia.
La tercera en discordia: la alergia o intolerancia alimentaria. Puede ser provocada por un ingrediente de la comida. No por un tipo o una marca de alimento sino por alguno de sus ingredientes, sobre todo proteínas. Y aunque tomemos un trocito minúsculo de esa golosina que tanto nos gusta, si nos produce alergia podemos estar rascándonos durante una buena temporada.
Por último, la alergia de contacto, pero ésta es más rara. Por ejemplo, está descrita la alergia al barniz del suelo.
Parece ser que cada vez hay más animales alérgicos, al igual que sucede con vosotros, así que es muy frecuente encontrar perros con alguna de estas enfermedades, o varias al mismo tiempo.
¡Mamá, en el cole me llaman
tiñosa!
Otra causa de picor, sobre todo en gatos, son los hongos (más conocidos como tiña). Los perros los padecemos menos y no suelen provocarnos picor.
También las infecciones de piel por bacterias o levaduras nos producen mucho picor, pero suelen ser secundarias a alguno de los problemas de los que hemos hablado hasta ahora. Es decir, el pobre animalito tiene una alergia o una sarna y a consecuencia de ella desarrolla una infección de piel que le provoca más picor todavía (sólo de pensarlo siento escalofríos).
Pelos destrozados por la acción del
hongo
Además hay otras alteraciones que pueden provocar picor como problemas seborreicos, reacciones a medicamentos, neoplasias y alguna otra cosilla más.
Como veis la lista es muy, pero que muy extensa. Además, para fastidiar más, porque yo creo que es para fastidiarnos, si se juntan varias causas de éstas, ¡todavía nos pica más!. Por ejemplo, yo tengo una dermatitis atópica y lo puedo llevar más o menos bien. Pero como me pique una pulga y sea alérgico a su saliva, ya la hemos fastidiado. Me rasco como un loco. Y, puede que sólo controlando las pulgas “arregle” la dermatitis sin necesidad de ponerme vacunas para la alergia.
Y, me preguntaréis, ¿cómo averiguo el motivo por el que se rasca mi perro o mi gato?
Pues bueno, para eso está vuestro veterinario. Realizará una serie de pruebas al animal. Raspados cutáneos para descartar la presencia de ácaros, citologías para ver si hay infecciones, cultivos micológicos para detectar hongos, dietas especiales para descartar intolerancias alimentarias, pruebas en piel o en sangre para detectar alergias, biopsias, etc. Él o ella os dirá cuál es la más adecuada para vuestra mascota. En ocasiones, con una simple lupa o un peine pueden desenmascararse algunas de las causas de picor.
Y lo siguiente, ¿cómo se trata ese malestar?. Pues, de nuevo vuestro veterinario, una vez que conozca el origen del picor, os indicará el tratamiento más adecuado. Productos antiparasitarios, baños con champúes medicados (ya hemos hablado de ello en una entrada anterior), dietas hipoalergénicas, dietas especiales para la dermatitis, suplementos de ácidos grasos orales o en pipetas, corticoides tópicos u orales, antihistamínicos, antibióticos, antifúngicos, vacuna para la alergia (sí, sí, como las vuestras) y seguro que algún otro tratamiento que me dejo en el tintero.
En fin, que sobre el tema pueden escribirse unos cuantos libros. Si tenéis alguna duda, ya sabéis dónde encontrarnos. Un saludo.
Trasto

viernes, 17 de diciembre de 2010

¿Cómo beben los gatos?

¿Os habéis preguntado alguna vez cómo beben los gatos?
Pues para aquellos que tenéis ese prurito investigador, vamos, para los que os pica la curiosidad os dejo un enlace de una web de contenidos científicos donde se hace referencia a un estudio de una universidad norteamericana sobre la forma en la que beben los felinos. En dicha web os explican brevemente el estudio y a través de ella podéis acceder a la publicación original en inglés. Allí dicen que los gatos beben de forma más elegante que los perros (qué sabrán ellos, seguro que no le han pedido su opinion a ningún perro). Pues nada, pinchad en la foto de arriba y disfrutadlo.
Un saludo.
Trasto

lunes, 13 de diciembre de 2010

¡Feliz Navidad!

¡Hola a todos!
No me olvido de vosotros, pero ya sabéis que durante estas fechas andamos todos un poco liados de más y no hay demasiado tiempo para compartir con mis blogueros, lo siento.
De momento os dejo una foto de
Mani. Como podréis comprobar es del año pasado, pero había llegado con un poco de retraso así que la dejé guardada para publicarla estas navidades. Muchas gracias a sus dueños.
Sólo quiero desearos una Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo, lo de siempre. Al menos, que me quede como estoy, que haya salud y esas cosas. No os despistéis de vuestras mascotas que ya sabéis que muchas se asustan con los petardos (la verdad, no sé qué gusto le encontráis los humanos a esas cosas).
Y recordaos que, como otros años, permaneceremos cerrados las tardes de los días 24 y 31 de diciembre y 5 de enero.
Un saludo navideño.
Trasto