martes, 22 de marzo de 2011

Primavera


Parece que la primavera ha llegado, casi por sorpresa. Alguno hasta se ha atrevido a darse un chapuzón en la playa el pasado fin de semana. A casi todos nos gusta esta época del año, los días se alargan, los campos florecen. Es tiempo de pasear con nuestra mascota o practicar algún deporte al aire libre.
Pero este tiempo meteorológico también le resulta agradable a la mayoría de los parásitos, tanto internos como externos. Esos huevos y larvas de pulgas que pasaron el invierno a salvo de las inclemencias, ahora eclosionan para picar a nuestros perros y gatos. Y no digamos las garrapatas. La Justificar a ambos ladosprimavera es su estación ideal. Casi no hay heladas, la humedad es alta, suben las temperaturas sin llegar a ser extremas... Vamos, que se encuentran en el paraíso. Y encima hay más perros y gatos que se acercan a pasear por el monte donde no tienen más que esperar al acecho la llegada de una presa fácil. Así que ya sabéis, el mejor ataque contra estos parásitos externos de nuestras mascotas es la prevención. Vuestro veterinario os indicará el tratamiento más adecuado para vuestro animal, pero, sea cual sea, no os olvidéis de tratarlo en esta época. Ya ha venido alguno a nuestra clínica con garrapatas y con babesiosis, una de las enfermedades que pueden contagiar y que tan frecuente es en nuestro entorno.
Aprovecho también para recordaros la importancia de las desparasitaciones internas. Ya sabéis que en perros y gatos con acceso al exterior se recomienda la desparasitación de lombrices y tenias cada tres meses. Algunos de nuestros clientes aprovechan los cambios de estación para hacerlo y así no despistarse.
Vamos, que en primavera, pastilla e insecticida al canto. Y para ayudaros en esta época de crisis, hasta el día 30 de abril vamos a haceros un descuento de un 10% en los antiparasitarios tanto internos como externos. Así que ya no tenéis disculpa para eliminar a esos bichos tan repugnantes.
Un saludo

miércoles, 16 de marzo de 2011

Perros que detectan enfermedades

Ayer, leyendo la revista de la Organización Colegial Veterinaria Española, me encontré con un artículo muy interesante sobre la capacidad olfatoria de los perros. Todos conocemos lo bien que lo hacen detectando explosivos, drogas o encontrando supervivientes en catástrofes como la reciente del terremoto y tsunami de Japón. Pero además, desde hace unos años se están realizando estudios con perros para detectar enfermedades en personas simplemente utilizando... su olfato.

Perros que detectan enfermedades por raulespert

Según el artículo, en el Hospital Tenon de París han adiestrado a un perro Pastor Belga para la detección de cáncer de próstata oliendo las muestras de orina de los enfermos y parece ser que ha conseguido una eficacia de un ¡¡ 91 por ciento!!. Incluso, en un paciente detectó la presencia del tumor cuando la biopsia había un resultado negativa y, al repetirla, descubrieron que efectivamente había un cáncer.
Hay otros experimentos, como los que os muestro en los videos, donde se ha adiestrado a perros para la detección de cáncer de mama y de pulmón olfateando el aliento de las personas con una eficacia de un 90 por ciento y en la universidad de Kyushu, en Japón, adiestraron a perros para detectar cáncer colorrectal olfateando aliento o heces de las personas afectadas. En todos estos casos, los perros fueron capaces de detectar los tumores en fases iniciales, incluso cuando otros métodos diagnósticos "tradicionales" fallan.
Con esto se ha conseguido demostrar que los enfermos de cáncer liberan a través de las secreciones corporales como el sudor y el aliento compuestos que pueden utilizarse como indicadores de la enfermedad. Aunque no creo que en cada centro de salud tengan unos cuantos perros adiestrados para detectar un sinfín de tumores en los pacientes, sí sería posible fabricar una nariz electrónica que detectase dichos compuestos en las muestras de los pacientes. También podrían adiestrarse perros para detectar variaciones en los niveles de algún compuesto en personas enfermas (como habéis visto en el primer video sobre el niño diabético) y poder actuar de la forma más rápida posible en su tratamiento.

Perros que detectan cancer por raulespert

Vamos, que eso de que el perro es el mejor amigo del hombre va a resultar cierto.
Un saludo.

lunes, 7 de marzo de 2011

In memoriam

Me han pedido que me despida de vosotros, que vaya pensando en retirarme, tomarme las cosas con más calma y relajarme. La verdad, últimamente me encuentro un poco cansado. Ya no soy aquel joven alocado, todo el día pensando en jugar y correr de aquí para allá persiguiendo una piña o nadando tras un palo. Además, desde ayer estoy más fatigado y me duele mucho la barriga. Con deciros que ni siquiera tengo apetito... Incluso me llevaron a otra clínica donde dos chicas muy majas me hicieron un montón de caricias. Después me pasaron una cosa con un gel muy frío por la tripa mientras mi dueño me sujetaba. Estaba un poco asustado. Los tres miraban una pantallita de televisión y decían que aquello no tenía buena pinta. No sé a qué se referían. Hoy, para más inri, me han puesto suero y muchas inyecciones.
En fin, creo que voy a hacerles caso y voy a retirarme de la vida pública. Pero, no os preocupéis, pues el personal del Centro Veterinario Travesía os seguirá informando puntualmente de todos los temas relacionados con la salud de vuestras mascotas. Eso sí, seguro que no lo harán con esa chispa que me caracteriza, pero qué le vamos a hacer, no se le pueden pedir peras al olmo. Así que os dejo en buenas manos.
Me va gustando la idea de retirarme a descansar. Tengo mucho sueño y me duele tanto la barriga...
Un saludo y hasta siempre.
Trasto

Trasto nos dejó el pasado miércoles tres de marzo. Dos días antes había amanecido con vómitos y un fuerte dolor abdominal. De poco sirvieron los análisis, radiografías, ecografías e, incluso, la cirugía que le realizamos. Su vesícula biliar estaba muy mal.
Pero antes de irse, al igual que a lo largo de toda su vida, nos dejó varias enseñanzas. La primera, aguantó estoicamente el dolor, sin quejarse cuando le exploramos ni cuando le realizamos las pruebas. La segunda, nos recordó tristemente la insoportable levedad de la existencia. No se lo llevaron, como cabría suponer, sus riñones renqueantes, ni su hernia perineal, ni siquiera esa artrosis vertebral que descubrimos al hacerle las radiografías... Se fue de repente, sin avisar. Apenas tuvimos tiempo de despedirnos. Fueron casi trece años de convivencia que permanecerán en nuestro recuerdo y en nuestro corazón.
O quam cito transit gloria mundi.

Un saludo