miércoles, 27 de julio de 2011

¿Cuánto cuesta realmente el veterinario?

Muchos clientes, tanto en la propia clínica como a través del teléfono o por correo electrónico, nos preguntan por el precio de alguno de nuestros servicios. Quizá a alguno le parece caro lo que a otro le resulte barato. Todo depende del cristal con el que se mire y de la situación de cada persona, sobre todo en estos momentos de crisis.

Independientemente de cuál sea la impresión con la que se quede cada uno, nos gustaría poder explicar con cierto detalle qué hay detrás de las tarifas de cada clínica veterinaria y el motivo por el cual cobramos lo lo que cobramos y no menos.

Os presentamos un texto de un colega nuestro, D. Jesús A. Gutiérrez Aragón que nos parece muy interesante.

Y quien quiera ver cómo es la "sufrida vida del veterinario" en clave de humor puede echarle un vistazo a una entrada anterior.

Un saludo.

Soy veterinario.

Muchas veces me encuentro con la incomprensión de la gente cuando quiero cobrar por el servicio prestado. Algunas personas se extrañan cuando les digo que es normal que cobre por mi trabajo, como lo hace cualquier persona honrada y parece que sólo están dispuestas a pagar el precio de los medicamentos administrados o prescritos. Casi como si tuviésemos la obligación, los veterinarios, de financiar una especie de Seguridad Social para los animales. Quizá, en parte, esta actitud se base en el desconocimiento de cuánto cuesta realmente el que un veterinario te reciba en su consulta y atienda a tu mascota. Ojalá esta exposición sirva para que puedas valorar mejor el esfuerzo que supone que el amigo de la bata de blanco te abra las puertas de su casa.


¿Si fueras veterinario, cuál querrías que fuese tu sueldo? Y no hablo de pretensiones desorbitadas. Pero, teniendo en cuenta que es un licenciado de grado superior, con unos conocimientos muy complicados de adquirir y aplicar, y que necesita renovarlos a la vez que el conocimiento científico avanza, creo que coincidiremos que 1.500€ al mes es una cantidad respetable pero no excesiva.

Normalmente en casi todas las clínicas suele haber un auxiliar, que se encarga de ayudar al veterinario en las cirugías, en la sujeción de los pacientes y en la preparación del material. También atiende el teléfono, lleva el control de existencias de la clínica y se encarga de que todo esté limpio. ¿Si fueras auxiliar veterinario, cuál querrías que fuese tu sueldo? Evidentemente ha de ser menor que el del veterinario, pero merece ser bien retribuido. ¿1.000€ es una cantidad justa? Parece un poco limitada pero en principio parece raz
onable.

¿Dónde queremos que nos reciba el veterinario? ¿En la calle, dentro de un coche, en un tenderete? Nos parece razonable que un panadero tenga su panadería, un abogado su despacho, un tendero su tienda y un veterinario su consulta. Pero hay que pagarla. Supongamos que es un local no muy grande y no muy bien situado. Pero aún así el alquiler o la hipoteca no suelen ser inferiores a los 800€ al mes. Como queremos que en su consulta el veterinario no nos tenga que recibir a la luz de las velas, hay que pagar electricidad. También el agua hay que pagarla. Y el teléfono lo mismo. Pero además el veterinario debe estar inscrito en el Colegio de Veterinarios para poder ejercer. Todo esto se lleva al mes unos 115€.

¿Tiene el veterinario alguna otra obligación legal? Pues sí. Debe co
ntribuir al sostenimiento de la Seguridad Social como cualquier hijo de vecino. La mayoría de los veterinarios somos autónomos, así que aún a costa de recibir la pensión más baja posible, los veterinarios cotizamos con la cuota menor existente, 250€ más al mes.


¿Y qué pasa con el auxiliar? Pues que el veterinario quiere que al menos el auxiliar pueda recibir el paro si el negocio no va bien y que le quede una pensión decentita. Así que le hace un contrato. Pero eso supone que el contratador (el veterinario) debe pagar a la Seguridad Social (nuevamente) otros 300€.

¿Eso es todo? Lamentablemente aún no. Resulta que queremos que el veterinario tenga microscopio, fonendoscopio, material de cirugía para operar a nuestra querida mascota, sillas para que nos reciba, una mesa de exploración, aire acondicionado para no pasar calor en el verano, un esterilizador de material, anestesia, jaulas o incubadoras de hospitalización, un ordenador donde apuntar las fichas clínicas, un aparato de rayos x,… Vamos, que la clínica no sean cuatro paredes y sí una verdadera clínica veterinaria. Pero eso también cuesta. Pongamos que el veterinario se ha empeñado con el banco y paga todo esto en cómodos plazos de unos 800€ al mes (eso sí, durante muchos años)

¿Ya está? Pues tampoco. Resulta que tener un equipo de rayos X exige que el vete
rinario haya realizado un curso de director de instalaciones de radiodiagnóstico, tenga que abonar obligatoriamente a una empresa especializada la medición de la radiación emitida por el equipo y la recibida por el personal y a otra la gestión de los residuos generados en el proceso de revelado. Pero no son éstos los únicos residuos que deben ser retirados por empresas especializadas. También los objetos punzantes y cortantes (como agujas o bisturís) o los residuos biológicos requieren que el veterinario firme un contrato para su retirada periódica. Y aunque el veterinario no generase ningún residuo, esas empresas cobran igual. Lo mismo que cobran las empresas de mantenimiento del suministro de oxígeno, tan necesario para las operaciones. Todo esto supone un gasto mensual mínimo de 90€. Aunque pueda parecer un gasto menor, si un veterinario te manda un recordatorio postal o te manda un sms o te hace una llamada telefónica para avisarte de cuándo le tocan las vacunas o las desparasitaciones a tu mascota, eso supone un gasto medio mensual de unos 125€.

¿Hemos terminado? Pues en principio sí. Eso hace un total de 4.980€ al mes. Eso es lo mínimo que tendría que ingresar una clínica al mes para sobrevivir… si no existiesen Hacienda y los impuestos. Resulta que al veterinario hacienda le pide que en concepto de IVA pague el 8%. Y en concepto de retenciones el 20%. Así que en realidad el veterinario tiene que conseguir que su clínica ingrese cada mes 6.375€.

Entonces ¿cuánto cuesta realmente esa consulta de 30 minutos que he pasado con mi mascota? Pues vamos a considerar que el veterinario tiene vacaciones como todo el
mundo y que disfruta de los días de fiesta que disfrutamos todos. Eso hace que trabajando 40 horas a la semana tener abierta la clínica cueste 0,70€ el minuto. Así que 30 minutos de consulta deberían tener un coste mínimo de 21€. Y sería así si cada minuto de trabajo de la clínica fuese de atención a los pacientes. Pero resulta que no es así. Y no lo es por muchos motivos. A veces porque no hay pacientes que atender, a veces porque habiendo pacientes en la sala de espera el veterinario está atendiendo una consulta telefónica por la que, por supuesto, no va a recibir remuneración ninguna. Otras veces porque está respondiendo esa misma consulta en la misma sala de espera a alguien que ha entrado y que “sólo quiere hacer un pregunta”. Y finalmente en otras ocasiones porque está atendiendo a los asuntos propios de mantener en marcha un negocio, cualquier negocio. Al final el veterinario con suerte puede dedicar el 75% de su tiempo a atender pacientes por los que va a recibir una remuneración. En ocasiones es sólo el 50% y muchos otros no llegan ni al 30%. Pero si queremos que la clínica siga donde está, que podamos acceder a ese servicio que nos viene tan bien, resulta que entre todos los que hacemos uso de él debemos hacernos cargo de su coste. Así que en realidad, dependiendo del uso que hagamos de la clínica el coste de la consulta sube a entre 26€ y 36€. Y todo eso es sin sumar el gasto de material o de medicamentos que se hayan gastado en la consulta. Si el veterinario ha usado 3 jeringuillas y ha inyectado un antibiótico, un antialérgico, un analgésico o una vacuna, eso también debemos pagarlo.


¿Cuánto pagas por la consulta en tu veterinario? Si pagas de acuerdo al cálculo anterior has de saber que aún así pagas poco. ¿Por qué? Porque ese mismo veterinario que tan bien te atiende debe renovar sus conocimientos, estar al día de las novedades científicas, mejorar para ofrecerte el mejor servicio. Y eso lo hace a través de la pertenencia a asociaciones, la asistencia a cursos, congresos o charlas, la adquisición de libros y revistas,… que como podrás adivinar también tienen un coste. Coste que debemos sufragar quienes hacemos uso de sus servicios. Pero si además contamos con que si nos llevamos un medicamento o un pienso o un accesorio el veterinario ya lo ha pagado antes al proveedor, o con que las cosas se rompen o gastan y hay que reponerlas, o con que además queremos que el veterinario nos atienda a las 3 de la madrugada el día de Navidad si es que lo necesitamos, entonces nos daremos cuenta de que el coste real de la consulta es superior al que habíamos calculado anteriormente.

¿Y por qué voy a tener que pagarle yo todas estas cosas al veterinario? Es verdad, no tienes porqué hacerlo. Pero si no lo haces no tendrás acceso a una clínica bien equipada, ni a un equipo veterinario bien preparado y que actualiza sus conocimientos. Quizá no tendrás tampoco urgencias o tendrás que desplazarte a otro sitio a hacer una radiografía o una ecografía o una operación. Al final quizá esa clínica tenga que cerrar. Y ya no estará el veterinario que conocía a tu mascota desde que era pequeña y que te gustaba tanto cómo la trataba. Ya no estará la clínica que te quedaba tan cerca de casa y que te atendía como si fueses uno más de la familia. Tendrás que buscarte otro sitio donde traten a tu mascota. Y tendrás que pagarlo. Sólo que esa clínica probablemente ha sobrevivido porque tenía beneficios y en una economía como la nuestra los beneficios están relacionados con los precios. Así que sí, te tocará pagar lo mismo o más. Sólo que más lejos y a alguien que no conoce a tu mascota desde que era un cachorrillo.

¿Tu veterinario te cobra la consulta más barata? Bueno, seguro que ya intuyes el motivo. Ninguno de los proveedores le hace rebajas al veterinario. Los suministradores de electricidad, agua, oxígeno o teléfono tampoco hacen descuentos. Invariablemente los bancos exigen las devoluciones de créditos el primer día de cada mes. Y los empleados cobran religiosa y puntualmente lo que marca su contrato. Así, que ¿cómo es posible que tu veterinario te cobre menos de lo que debería? Ya lo sabes, ¿verdad? Tu veterinario cobra bastante menos de lo que le correspondería. Por eso, en España, la mayoría de los veterinarios con suerte llegamos a ser mileuristas.

Piensa en ello la próxima vez que vayas al veterinario, le preguntes algo y no te cobre por ello.
Piensa en ello la próxima vez que vayas al veterinario, le consultes algo y te cobre por ello.

Jesús A. Gutiérrez Aragón


jueves, 14 de julio de 2011

Noa se está quedando calva

Hace unos meses, Noa acudió a nuestra consulta con unas calvas en los flancos, así que vamos a aprovechar y hablaros de la alopecia cíclica de los flancos.
Se trata de una alteración del folículo del pelo (aquella zona que rodea a la raíz y que genera el crecimiento del pelo), de carácter cíclico (es decir, que viene y va), localizada en la zona lateral tóracolumbar y estacional (en el hemisferio norte suele aparecer hacia el otoño y desaparecer a medida que entra la primavera).
Existe cierta predisposición racial, sobre todo en los Boxer, Bulldog inglés, Airedale terrier y Schnauzer miniatura, como Noa.
La alopecia suele ser bilateral (es decir, a ambos lados del cuerpo), más o menos bien delimitada y con hiperpigmentación (la piel se vuelve oscura). No suele asociarse a inflamación y, por lo tanto, las lesiones no pican aunque sí pueden ser descamativas. En algunos casos pueden complicarse con infecciones bacterianas por lo que habrá granos y/o pústulas que sí producen picor. En raras ocasiones, puede afectarse la zona superior de la nariz, los extremos de las orejas y la zona posterior de las nalgas.
Las causas que provocan esta alteración no se conocen y lo habitual es que en tres o cuatro meses el pelo vuelva a crecer, eso sí, a veces con distinto color y/o textura que, de todas formas, se corregirán tras la siguiente muda.
El diagnóstico es bastante fácil en base al cuadro clínico, pero vuestro veterinario deberá descartar otro tipo de problemas de aspecto similar como acariosis, foliculitis bacterianas, vasculitis o hipotiroidismo, para lo que realizará diversas pruebas. Si lo considera necesario, os propondrá hacer una biopsia que confirmará el diagnóstico.
En realidad, se trata únicamente de un problema estético. Aproximadamente en el 20% de los perros aparece una sola vez en la vida. En otros, puede aparecer varias veces seguidas o saltándose algún año. La extensión de la lesión suele ser más o menos igual cada año aunque en algunos casos puede ir haciéndose cada vez mayor. Sólo en pocas ocasiones la alopecia será permanente.
No se ha demostrado que ningún tratamiento resulte eficaz así que lo habitual es esperar a que vuelva a crecer el pelo por sí mismo, como hicimos con Noa.
Un saludo.
Centro Veterinario Travesía

martes, 5 de julio de 2011

Año mundial de la Veterinaria 2011 (II)


Seguimos con la serie informativa sobre el Año mundial de la Veterinaria.
Hoy queremos resaltar la importancia de la profesión Veterinaria en la lucha contra las zoonosis y las enfermedades infecciosas emergentes.
El término zoonosis fue acuñado a partir de las palabras griegas zoon: animal y nosos: enfermedad. Así, etimológicamente se traduciría como "enfermedad de los animales". Sin embargo, la definición más aceptada de zoonosis sería la de aquellas enfermedades que puede padecer el hombre como consecuencia del contacto con los animales. Ejemplos de zoonosis serían la toxoplasmosis, la tiña o la rabia.
Las enfermedades infecciosas emergentes son enfermedades que surgen en lugares y momentos específicos y se pueden convertir en nuevas epidemias. Se trata de una de las amenazas más graves para la salud humana. Puede tratarse de enfermedades nuevas o ya conocidas consideradas controladas o casi desaparecidas, que vuelven a emerger.
Los veterinarios, tanto en el tratamiento de las enfermedades de los animales, -sean salvajes, de compañía o de abasto-, como en la investigación biomédica y en la salud pública nos encontramos en la primera línea de defensa y ataque contra este tipo de enfermedades cada vez más importantes.




Un saludo
.
Centro Veterinario Travesía