martes, 15 de noviembre de 2011

Thelaziosis canina (y felina)

La semana pasada vino a la clínica Alberto, el dueño de Otto. Su perro, un West Highland white terrier muy majo venía con una buena conjuntivitis. Había pasado un par de semanas en su aldea, cerca de Allariz, y desde hacía unos días había empezado a ponerse algo malo de los ojos. Cuando llegó a nuestra consulta tenía los ojos irritados, rojos, lagrimosos y con unas legañas bastante feas. Procedimos a explorarlo y cual fue nuestra sorpresa cuando, con la ayuda del oftalmoscopio, observamos que la conjuntivitis se debía a la presencia de ...¡GUSANOS!.
Pues sí, a nosotros nos dio el mismo asco que a vosotros. ¡Gusanos en la superficie del ojo!. Se trata de una enfermedad nueva en España, una enfermedad emergente, que se llama Thelaziosis porque es producida por gusanos nematodos del género Thelazia. Es una enfermedad procedente de Asia que se ha extendido, inicialmente hacia Europa Central y, ahora, hacia el sur. Los primeros casos descritos en España de los que tenemos noticia empezaron en la zona de Extremadura, pero parece ser que algunos colegas veterinarios de Orense se han hinchado a ver casos esta temporada. Y decimos temporada, porque se transmiten a través de la picadura de moscas y mosquitos, que son más abundantes en la época estival.
Los gusanos adultos miden entre siete y diecisiete milímetros (los machos son algo más grandes que las hembras). Pueden verse a simple vista como hilillos blanquecinos. En las fotos los veis de color marronáceo porque están hechas a través del microscopio.
Ahora os explicamos su ciclo biológico. Como solemos decir en estos casos, allí están los gusanos machos y hembras tan ricamente en el saco conjuntival del ojo de un perro (esa zona baja entre el párpado y el globo ocular, de color rosado) o en los conductos lacrimales, haciendo sus cositas, ya me entendéis. Entonces la hembra elimina sus larvas tan chiquitas y bonitas ellas (que se llaman L1, porque son la primera fase larvaria). Y ahí interviene el vector. Llega una mosca macho y se posa en el ojo del perro para alimentarse de sus secreciones, en las cuales nadan alegremente las L1. Estas L1, ya dentro de la mosca, siguen creciendo y se transforman primero en L2 y después en L3 y cuando la mosca, tras volar de aquí para allá, se posa en el ojo de otro perro para alimentarse de nuevo, las larvas L3 colonizan el ojo y allí siguen desarrollándose hasta que se transforman en adultos y completan el ciclo. Y, cuidado, porque además de afectar a perros, gatos, zorros y otros carnívoros silvestres, también puede contagiarse al ser humano. De hecho, se han descrito algunos casos de Thelaziosis humana en Francia e Italia
 Una vez diagnosticada la presencia del gusano, vuestro veterinario procederá a eliminar los adultos y después os dará un tratamiento nematocida (vamos, para cargarse todo lo que quede, larvas incluidas, y evitar así que puedan volver a desarrollarse). Generalmente con eso es suficiente, salvo que la irritación ocular sea importante, sobre todo si la inflamación le ha causado mucha molestia a vuestra mascota y se ha frotado o rascado agravando el cuadro. En ese caso, os dará un tratamiento específico para cada complicación observada.
Así que ya sabéis, ¡ojo con los ojos!.
Un saludo.
Centro Veterinario Travesía

Hermoso ejemplar de P. variegata
02/12/2011: Hola de nuevo. Quería comentaros un nuevo caso que hemos tenido en la clínica. Esta tarde vino a vacunarse Golfa, una Bulldog francés que pasa alguna que otra temporada en Pantón. Casualmente (porque no tenía ningún síntoma salvo un ligero lagrimeo) durante la exploración previa a la vacunación le encontré una Thelazia saltando alegremente en su ojo derecho. Y después descubrimos más en ambos ojos. Enseguida la tratamos. Y para los que tengáis curiosidad, me he enterado de que la mosca transmisora de la Thelazia se llama Phortica variegata. Os dejo una foto de un hermoso ejemplar.
.