lunes, 19 de diciembre de 2011

Año mundial de la Veterinaria 2011 (y V)


Antes de que termine este año 2011, desde el Centro Veterinario Travesía queremos desearos unas felices fiestas y una muy buena entrada en el nuevo año (a ver qué nos depara). Y aprovechamos la ocasión para recordaros la conmemoración del 250 aniversario del nacimiento de la Veterinaria moderna.
En entradas anteriores hemos destacado la importancia de la Veterinaria en la seguridad alimentaria y en la producción animal, en la investigación biomédica de vanguardia, en el control de las zoonosis y las enfermedades emergentes y en la colaboración internacional en la ayuda al desarrollo.
Por último, en esta ocasión queremos resaltar la faceta de la Veterinaria más cercana a vosotros y de la que formamos parte con nuestro trabajo diario. El veterinario como médico de animales, tanto de animales de abasto como salvajes y/o de compañía.
Un saludo y, lo dicho, que el año 2012 nos sea leve.
Centro Veterinario Travesía

lunes, 12 de diciembre de 2011

Mi gato se aburre

Acompañando a los seres humanos, nuestros animales domésticos han ido abandonando gradualmente las sociedades rurales y se han urbanizado. De tal forma que una especie como el gato, eminentemente cazador territorial y solitario, "disfruta" ahora de las comodidades de la vida moderna. Vive en espacios reducidos, libre de depredadores, no necesita cazar para alimentarse y, a veces a su pesar, se ve obligado a compartir vivienda con otros gatos o animales de otras especies. En dicho ambiente no puede desarrollar sus conductas naturales, lo que en muchas ocasiones lleva a la aparición de trastornos físicos y psicológicos.
A través del enriquecimiento ambiental lograremos que nuestra mascota se encuentre más a gusto y desarrolle una actividad más adecuada a su naturaleza felina.

En cuanto al espacio, cabe destacar que los gatos necesitan de un uso tridimensional del mismo. Es decir, deben tener acceso a sitios altos, plataformas, rascadores elevados, escaleras, estructuras de descanso apoyadas en radiadores, etc. Una caja de cartón o el transportín pueden resultar sitios interesantes para resguardarse, huir o simplemente aislarse por un tiempo del mundo exterior. Les gusta disponer de varios rascadores donde dejar marcas de arañazos, a ser posible cerca de sus zonas de descanso preferidas. Algunos prefieren rascadores verticales, otros horizontales. Por supuesto, fijos. De nada sirve que en el momento en el que vuestro gato se anime a usar el rascador, éste se le venga encima. En ese caso probablemente buscará otro lugar que le resulte más atractivo, quizá vuestro sofá preferido. Para que se animen a probarlos, podéis impregnarlos con esencia de hierba gatera  (Nepeta cataria) o frotando unas flores de lavanda. Las áreas de descanso no deben estar cerca de la zona de alimentación (comedero y bebedero) y del área de eliminación (bandeja de la arena). Les gustan los escondites, desde donde puedan observar sin ser vistos y sin ser molestados.
El área de eliminación no debe estar demasiado cerca ni demasiado lejos de las zonas de descanso y actividad. Mejor en un sitio tranquilo, que no sea zona de tránsito, alejada de ruidos y olores intensos (lavadora). En cuanto al tipo de arena, suelen preferir la aglomerante, aunque muchos gatos utilizarán sin problema arenas más duras, con o sin perfume, o de sílice, interesantes por su gran capacidad de absorción. La bandeja de la arena deber ser amplia, mejor sin bordes. Si es una bandeja cubierta, suelen preferir aquellas que no tienen puerta. En cuanto al número de bandejas, si hay varios gatos en casa, es conveniente tener varias. El número ideal sería el de tantos gatos como haya en casa más uno (no me preguntéis porqué). Inviable en muchos casos. De todas formas, hay gatos que comparten una o dos bandejas sin ningún problema aunque deben estar lo más limpias posible, retirando diariamente pises y cacas.

En cuanto a la comida, los gatos comen entre diez y veinte comidas diarias, por lo que deben tener libre acceso a ella, siempre controlando la cantidad para evitar el sobrepeso. Puede repartirse parte de la ración diaria en escondrijos o en juguetes interactivos que dispensen la comida fomentando la actividad del gato. Podéis hacerlos vosotros mismos con una caja de zapatos con agujeros o hueveras de donde tengan que "pescar" la comida. Así se evita que coman por aburrimiento. Haciendo que conseguir la comida sea algo complicado, la convertimos en algo más parecido a una presa y mejoramos el estado físico y mental del gato. Si hay varios gatos en casa, también debería haber varios comederos, separados entre sí, al menos, un metro.
También el agua debe estar a su libre disposición, a ser posible algo alejada de la comida. Los gatos son animales adaptados a sobrevivir con poca agua pero esto, junto con una vida sedentaria, puede favorecer la aparición de enfermedades de las vías urinarias. Por ello es interesante estimularlos a beber más. Esto puede conseguirse utilizando fuentes de agua que mantengan el agua fluyendo, colocando varios bebederos en distintos lugares de la casa y cambiando el agua varias veces al día.

Y, por último, el juego. Debemos acostumbrar al gato a jugar e interactuar con las personas desde pequeño. De todas formas, nunca deberemos forzar el contacto ni manipularlo excesivamente si no es de su agrado. Así que según sus preferencias podrá jugar sólo o con sus dueños. A veces, algo tan simple como permitirle acceso a una ventana desde la que pueda ver el exterior o entretenerse con un programa de televisión donde aparezcan animales, puede ser suficiente para distraerlo, pero no sustituyen a unas buenas carreras por la casa. A partir del año de edad se vuelven más sedentarios y conviene fomentar el juego. Existen multitud de juguetes: colgantes para utilizar como una caña de pescar, rodables, con movimiento. Cada uno de ellos facilitará la expresión de un tipo de conducta: perseguir a la presa, acecharla, cazar, saltar...  Es preferible renovarlos con cierta frecuencia y no dárselos todos de una vez. Si hay varios gatos en casa, debería haber suficientes juguetes para cada uno para evitar conflictos entre ellos. También pueden impregnarse con hierba gatera para que le resulten más interesantes. Se pueden sumergir juguetes en un caldero de agua para que el gato los pesque. Para haceros una idea, es bueno hacer que corran unos 300 a 500 metros cada día. También les gusta explorar zonas oscuras como cajas, armarios, pasadizos... Podemos hacer feliz a un gato por unas horas con una simple caja de cartón donde pueda esconderse.
Un saludo.
Centro Veterinario Travesía