viernes, 20 de enero de 2012

Cobayas: cuidados y alimentación


Vamos a dedicar esta entrada a unas mascotas pequeñas y sociables, ideales para niños, las cobayas.
Su esperanza de vida es de unos cinco a siete años y alcanzan la madurez sexual en torno a los tres meses los machos y a los cuatro meses las hembras. Los machos pueden sobrepasar el kilo de peso y las hembras son algo más pequeñas.
Son originarios de América del Sur, donde viven en estado salvaje en las montañas o praderas formando grupos de unos cinco a diez individuos. Como son animales muy sociables, es mejor tenerlos en pareja o en pequeños grupos (en este caso, se recomienda castrar a los machos). Forman agrupaciones estables, y aunque muy rara vez se pelean, si se añade un nuevo miembro a la comunidad deben dejarse a su disposición refugios donde pueda esconderse.

La gestación dura unos 68 días y las crías (una media de tres a cuatro) se destetan a las tres o cuatro semanas, edad en la cual ya han alcanzado los 200 gramos de peso. Las hembras preñadas deben ser separadas del resto al final de la gestación y dejarlas aparte con sus bebés hasta el destete.

La jaula donde se alojen tendrá un tamaño mínimo de 0.9 m2 por cada cobaya adulta y disponer de una zona de nido cerrada y, por supuesto, mantenerse limpia y seca (lo ideal es limpiarla dos o tres veces a la semana). Si es grande debe tener refugios donde puedan ocultarse que pueden fabricarse con algo tan sencillo como un trozo de tubería. Es conveniente que disfruten todos los días de un tiempo de semilibertad fuera de la jaula y no responder a todas sus peticiones de comida (apenden a reconocer el ruido de la puerta del frigorífico o de los envases de comida).
Como material de cama para el fondo de la jaula pueden utilizarse virutas, tiras de papel o heno. A veces, sus uñas crecen demasiado y es necesario cortarlas.
El rango de temperatura ideal para las cobayas se encuentra entre los 16 y los 24 grados centígrados, con cuidado de no superar los 30, pues son bastante susceptibles a los golpes de calor.
Para sujetarlas, es mejor hacerlo agarrándolas por los hombros, porque si se cogen por el abdomen y se les aprieta mucho se les puede dañar el hígado. Son animales que vocalizan mucho. Si se sienten amenazadas emiten un chillido muy característico. Hay muchas variedades en cuanto al color y la longitud del pelo.

En cuando a la alimentación, su consumo diario de comida es de unos 50 a 80 gramos. Son muy selectivas con la comida, motivo por el cual es recomendable alimentarlas con pienso en pellets para asegurar una alimentación equilibrada, evitando los alimentos ricos en semillas y granos que no digieren bien y que además son muy calóricos (se trata de una especie con tendencia a la obesidad). Cada día, deberán ofrecerse vegetales frescos. Además de tener siempre acceso a heno, cuya fibra es muy importante para el correcto desgaste de los dientes (sus dientes crecen de forma continua). Los comederos deben ser pesados, para evitar que los vuelquen (uno de porcelana, por ejemplo).
El agua puede estar disponible en cuencos o en bebederos en alto para succión, donde se mantendrá limpia durante más tiempo. De todas formas, no son muy amigas de los cambios, por lo que si decidís sustituir un tipo de bebedero por otro debéis hacerlo de forma gradual y observando la respuesta de vuestra mascota.
Las cobayas necesitan un aporte importante de vitamina C en la dieta. Los alimentos comerciales especiales para ellas están enriquecidos con esta vitamina, pero muchas veces se pierde al cabo del tiempo una vez abierto el envase por lo que es recomendable suplementar su dieta diaria con vegetales frescos ricos en dicha vitamina, como pimiento rojo, pimiento verde, tomate, espárragos, repollo, espinacas, achicoria, calabaza o col rizada (los cítricos no les gustan demasiado). En caso de que vuestro veterinario considere conveniente administrarle un aporte extra de vitamina C, como ésta se pierde enseguida en contacto con el aire y con la luz, si se le da en el agua de bebida conviene cambiarla todos los días y si se administra de otra forma habrá que hacerlo siguiendo las instrucciones de conservación y uso del fabricante.

Un saludo.
Centro Veterinario Travesía