martes, 25 de junio de 2013

LEISHMANIASIS: LA TEMIDA ENFERMEDAD DEL MOSQUITO

Hoy he visto en la tele  que anunciaban un producto repelente para evitar la leishmaniasis. Como no es una enfermedad muy común en nuestra zona os voy a contar quién es, qué hace y cómo lo hace. Así que adentrémonos en el apasionante mundo del flebotomo.

 ¿Qué es?
Un precioso ejemplar de  Pflebotomus

La leishmania es un protozoo que se contagia a través de la picadura de un insecto muy parecido al mosquito, pero más pequeño, llamado Flebotomo. Sólo pican las hembras y no lo hacen buscando su alimento corriente, sino porque necesitan alimentarse de sangre para  poner sus huevos y esto sólo sucede al anochecer... qué miedo!!!



¿Qué hace?

La enfermedad se manifiesta de diversas formas. La mayoría de los propietarios detectáis heridas y costras en la piel, úlceras que no curan, que vuestro perro adelgaza aunque no ha dejado de comer y a veces gran crecimiento de las uñas. También es frecuente la afección de órganos internos y articulaciones, provocando desde artritis hasta un fallo renal, que puede llegar a ser mortal. Por la variabilidad de los síntomas, si bien se puede sospechar la existencia de la enfermedad, es el veterinario quien, mediante un examen clínico y pruebas diagnósticas, determinará si tu perro padece la enfermedad. Una vez conseguido el diagnóstico, decidirá cuál es el mejor tratamiento para tu mascota, ya que varía en función del cuadro clínico y se debe adaptar a cada paciente. En la mayoría de los casos, no se consigue la eliminación total del parásito, por lo que se trata de una enfermedad crónica que requiere controles veterinarios de forma regular. Afortunadamente, con los medicamentos disponibles hoy en día, se puede conseguir una buena calidad de vida para el perro.

¿Dónde hay leishmania?

La Leishmaniosis canina es endémica en España (se distribuye por casi todo el país excepto la cornisa cantábrica e Islas Canarias) y tiende a la expansión a causa del cambio climático, por el incremento de la temperatura global y la reducción de lluvias.

El flebotomo (o la flebotoma) prefiere ambientes secos y cálidos. Cada año se detectan más casos en Galicia, principalmente en la provincia de Ourense y en el sur de Lugo. También cada año aumentan los casos en nuestro entorno más cercano, sobre todo en el sur de la provincia de Pontevedra. Hay veterinarios que ya han tratado perros residentes en el Morrazo y en los alrededores de Vigo.
La época de mayor riesgo de transmisión del parásito coincide con el aumento de las temperaturas, es decir, de mayo a septiembre o incluso octubre. En las zonas más cálidas de España puede prolongarse durante todo el año.
Mapa orientativo de distribución de Leishmania. En Galicia existen áreas de mayor incidencia , sobre todo algunas zonas de la provincia de Ourense y el sur de Lugo.

¿Cómo se cura?

Esta enfermedad tiene tratamiento pero no cura, la mayoría de los perros o gatos que se contagian no llegan a sufrir la enfermedad y la superan sin signos evidentes. Otros contraen la enfermedad y, en función de lo avanzada que esté, mejoran con el tratamiento pudiendo llevar una vida normal. De todas formas, necesitan controles periódicos y en ocasiones deben ser sometidos a ciclos de medicación para evitar recaídas. Algunos pacientes, por suerte cada vez menos, no responden al tratamiento y mueren o se decide eutanasiarlos al empeorar su calidad de vida

¿Mi perro puede contagiarme?

Nunca se transmite de forma directa del perro al hombre. Para que una persona se contagie, el proceso debería ser:
El flebotomo pica a un perro con Leishmania. Debe pasar aproximadamente una semana para que ese flebotomo sea infectante. El mismo flebotomo pica a una persona y le transmite el parásito.   
Por tanto, una persona que tenga un perro con Leishmaniosis no precisa adoptar ninguna medida especial para no contagiarse, sólo debe preocuparse de tratar a su animal.
El riesgo de contraer la enfermedad viene dado por vivir en una zona geográfica donde exista la enfermedad, se tenga perro o no.
  
 ¿CÓMO PUEDO PROTEGER A MI PERRO DE FORMA ADECUADA?

Debido a que es el flebotomo el que contagia y propaga la enfermedad, lo más importante es evitar su picadura, hay que tener en cuenta que el mosquito pica al anochecer:

  1. Procura que tu perro esté protegido con un repelente para mosquitos. Puede ser un un spray, un collar o una pipeta.

  1. Si tu perro vive fuera de la casa, es mejor que duerma dentro de ella. Si no, protégele en un espacio donde pueda cobijarse, por ejemplo con mallas mosquiteras, durante el anochecer.

  1. Una vez al año, ve al veterinario para que le haga un test de Leshmania. Un diagnóstico precoz mejora la evolución y el pronóstico de la enfermedad.

  1. Vacunación, la vacuna contra leishmania aumenta la protección ante la enfermedad pero como todo en esta vida, no es cien por cien eficaz. Desde el año 2012 se comercializa en España y no exime de proteger a tu perro contra las picaduras del flebotomo.
Débora Díez
Centro Veterinario Travesía


2 comentarios:

  1. Muy interesante; entonces los collares son suficientes para protegerlos?

    ResponderEliminar
  2. Gracias.
    En realidad, partiendo de la premisa de que no hay ningún producto que sea infalible, existen collares cuya eficacia ha sido demostrada. Pero, ¡ojo!, no todos los collares antiparasitarios son igual de eficaces, tanto por su composición como por sus características de fabricación. Hay productos insecticidas no repelentes que en este caso no serían útiles y, dentro de los principios activos repelentes, unos lo son más que otros. Además, en función de la matriz del collar y de los excipientes, los repelentes pueden actuar mejor, permanecer mayor o menor tiempo en la piel o ser más o menos resistentes a los baños o la inmersión en el agua.

    ResponderEliminar