martes, 29 de octubre de 2013

Historias #3 : La jefa de estación Master Tama. (Tama-chan)

Esta vez, vamos a dejarnos de enfermedades y patologías varias y vamos a contaros otra historia. Preparad de nuevo la máquina del tiempo y nos vamos a...
 ¡Espera Doc! Tenemos un problema.
 ¿Que pasa Marty?.
¡La máquina del tiempo se ha estropeado!.
¡¡Qué me dices!!.
¿Qué tal si mientras la arreglamos contamos algo actual?.
¿Volvemos a Japón y hablamos de Gozilla?
Pero, ¿qué te pasa con Gozilla, Doc?. Si quieres ir de nuevo a Japón, ¿por qué no hablamos de Tama Chan?


Tama, Tama-chan para los amigos, es una gata que trabaja como jefa de estación y directora de operaciones de la estación de Kishi en Kinokawa. Bueno, super jefa, ya que la han ascendido.
Estación de Kishi
En 2006 la Wakayama Electric Railway, para reducir costes, contrató como jefa de estación a una tendera local, Toshiko Koyama. Koyama había adoptado unos gatos y les daba de comer todos los días. Los funcionarios del ferrocarril se encariñaron especialmente con una gatita, Tama, y en 2007 la nombraron honoríficamente, Jefa de la estación. Su cometido, saludar y cuidar a los pasajeros.
Tama viste el uniforme de Jefa de estación: un sombrero y una chapa identificativa con su cargo. Dispone de oficina propia, con baño privado para preservar su intimidad y se le paga un salario en especies, vamos, en comida para gatos. En las zonas de descanso de la estación los viajeros aprovechan para fotografiarse con ella y cuando terminan sus momentos de asueto (cuando a ella le place, que para algo es la jefa) se da unas vueltas por la estación para asegurarse de que todo está en orden.
Jefa de la estación Master Tama.
En palabras de Yamaki, un empleado de la compañía: "Ocupa el quinto nivel más alto en la dirección de la empresa. Trabaja de nueve a cinco y se toma los domingos libres".
Su presencia ha supuesto un incremento continuo de pasajeros en la estación de Kishi y un estudio realizado en 2008 indicó que gracias a ella la ciudad gana cada año 10 millones de euros. En la ceremonia de su último ascenso estaban presentes el alcalde de su ciudad y el presidente de la compañía. Desde luego, no era para menos. La estación ha sido ampliada y reformada e incluso hay un tren con su imagen.
Interior del Tren Tama

Tren Tama
Tama duerme todos los días con Koyama en un complejo al lado de la estación. Todas las mañanas le despierta con un: “Señorita jefa de estación, es hora de trabajar” Y Tama se levanta y va a su puesto de trabajo.

Nos vemos en la siguiente historia.