sábado, 23 de febrero de 2013

Pauta vacunal en cachorros

Los hijos de Mora esperando su primera vacuna
Son muchos los clientes que, habiendo adquirido un cachorro o pensando en hacerlo, nos preguntan acerca de los primeros cuidados veterinarios del perro. Así que vamos a explicaros cuáles son los  tratamientos y vacunas fundamentales que deberéis realizar para tener una mascota sana.
El momento idóneo para que os hagáis con un cachorro es cuando tiene entre mes y medio y dos meses de edad. De esa forma, habrá permanecido el tiempo suficiente con su madre y sus hermanos de camada para socializarse con su especie y "educarse" en la convivencia con otros perros aprendiendo a inhibir ciertas conductas desagradables como el mordisco (podéis ver otras entradas donde analizamos más en profundidad estas cuestiones: la socialización del cachorro y algún truquillo para que se adapte a su nuevo ambiente). Al mismo tiempo, a esa edad, será lo suficientemente joven para adaptarse con facilidad a la familia de la que formará parte y a su nueva forma de vida.

La mayoría de los cachorros tienen parásitos internos a las pocas semanas del nacimiento ya que sus madres pueden contagiarles lombrices a través de la placenta durante la gestación y a través de la leche durante la lactación. Así que es conveniente desparasitarlos a partir de las dos semanas de edad, cada dos o tres semanas hasta que cumplan tres meses. Y siempre antes de la primera dosis vacunal. El veterinario os indicará cuál es el producto más adecuado para vuestro cachorro. Si hay algún parásito externo como pulgas, garrapatas o ácaros, también será el momento de aplicar el tratamiento adecuado para fortalecer las defensas del cachorro de cara a la vacunación.
Frodo, esperando vacunarse y microchiparse
Una vez desparasitado ya puede vacunarse. La primera dosis se administra a partir de las seis semanas de edad. Se trata de una vacuna muy importante y especial. Porque a esta edad el cachorro todavía tiene muchos anticuerpos que le ha transmitido su madre que podrían neutralizar el efecto beneficioso de una vacuna "normal". Pero, al mismo tiempo, esos anticuerpos son insuficientes para protegerlo de una enfermedad. Sería conveniente que se vacunara cuando todavía está con su madre y entregarlo al nuevo propietario 7 ó 10 días después, cuando la vacuna haya hecho efecto. En caso de que no se haya vacunado a las seis semanas, puede empezar a vacunarse más tarde, cuanto antes mejor. Si os entregan el cachorro sin ninguna vacuna conviene esperar unos días para darle tiempo a adaptarse a su nueva vida. Con una semana será más que suficiente. Aprovechad esos días para hacer una revisión veterinaria por si fuera portador de alguna enfermedad y así tratarlo de forna adecuada.
No se vacuna igual a todos los perros. Hay ciertas diferencias en la pauta vacunal en función del ambiente en el que va a estar el cachorro, incluso dependiendo de la raza. Lo habitual es poner tres dosis separadas entre sí tres semanas para terminar en torno a las 12 ó 16 semanas de edad.
En general, se recomienda que hasta 10 días después de la segunda vacuna el cachorro no tenga contacto con otros perros o lugares transitados por otros perros (es decir, no puede salir a la calle ni ir al parque). Si podría salir en un transportín, bolso o en brazos, para ir adaptándose al ambiente exterior.
A los dos o tres meses de edad se le puede poner el microchip, obligatorio para todos los perros, independientemente de la raza. Un pinchazo subcutáneo que no suele producir demasiadas molestias y ya está. (Ver entrada).
Centro Veterinario Travesía


No hay comentarios:

Publicar un comentario